Clientes que pagan tarde - Arxif
787
post-template-default,single,single-post,postid-787,single-format-standard,et_monarch,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,hide_inital_sticky,unknown,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Clientes que pagan tarde

morosos

Clientes que pagan tarde

Existen clientes problemáticos en todo negocio, pero hoy hablaremos en concreto de dos: el que se retrasa con el pago y el que, directamente, no paga. Como hablamos en la anterior entrada, es un error no hacer un seguimiento de los pagadores tardíos. Lo ideal es llevar un calendario y una agenda a día y bien ordenada para que así no se te escape ni una.

A parte de eso, hay que mentalizarse de que este tipo de clientes no dejarán de existir, así que lo mejor que se puede hacer es armarse de paciencia. No te dejes llevar por los nervios y no agobies a tus clientes. No al menos durante las primeras 24h. Si en ese tiempo no has tenido noticias suyas, no esperes y ponte en contacto lo antes posible. Si dejas pasar el tiempo la situación podría empeorar mucho. Al contactar con él, debes cerciorarte de tres cosas fundamentales:

  • Si el cliente está satisfecho con tu trabajo. Si lo está, pregunta para iniciar el proceso de pago; si no lo está, trata de arreglar el problema lo antes posible.
  • Indaga si existe la posibilidad de que haya habido algún problema durante el pago, técnico o de cualquier otro tipo.
  • Asegura una nueva fecha de pago. En caso de llegar la fecha y todavía no te haya pagado, vuelve a comenzar este procedimiento o toma acciones más duras.

 

Si puedes permitírtelo, facilita el pago a tus clientes de forma online, sea con su tarjeta de crédito, PayPal o Stripe. Cobran una comisión, pero puede serte útil.

Si es la primera vez que tu cliente se retrasa, trata de ser comprensivo, coméntale que se ha retrasado con el plazo de vencimiento de la factura, recuérdale cuánto es y deséale lo mejor. Muchas veces tan solo con eso es suficiente.

Si, por el contrario, pasan un par de días y sigue la misma situación o no responde a ninguno de tus mensajes, dale otro toque. Ve incrementando la firmeza de tu tono a cada nuevo mensaje, recuérdale que retienes los derechos de tu proyecto hasta que recibas el último pago (una cláusula que nunca está de más en cualquier contrato) sin dejar de ser amable y educado. Nunca hagas algo que no sea profesional.

Una vez realizado el pago, aunque haya sido con tardanza, agradéselo. En este sentido, debes ser una persona agradecida por ser a quien han elegido para realizar sus negocios, y a la vez fomentas su simpatía y podrían volver a ser clientes.

Pero, ¿y si se retrasa demasiado?

Recuerda lo importante que es tener paciencia. Aunque hayan pasado semanas, reprime tu rabia:

  • Insiste
    No abandones la comunicación con tu cliente. Deja de lado los correos electrónicos en este punto y trata de ponerte en contacto con él por teléfono o en persona. Haz que sea imposible olvidarse de ti.
  • Deja de trabajar
    Niégate a proporcionarle más productos o servicios hasta que no te haya pagado lo que te debe. En caso de que el trabajo ya esté finalizado, recuerda a tu cliente que todavía retienes los derechos sobre él hasta que recibas el pago final.
  • Penaliza
    Es el momento de reclamar intereses de demora por retraso en el pago de tu factura. Recuerda a tu cliente que si no te paga, será penalizado. No te dejes convencer para acordar un plan de pagos(a no ser que se haya pactado anteriormente).

 

Si la cosa continúa, es el momento de cortar por lo sano.

Puedes seguir persiguiendo a tu cliente, contratar a una agencia de persecución de morosos… ¿pero vale realmente la pena? En la mayoría de casos, la respuesta es no. Puedes perder tiempo y dinero en una absurda venganza. Debes sopesar si saldría a cuenta o no.

Es muy duro tener que aceptar que has dedicado tu esfuerzo a un trabajo que no va a ser recompensado, pero no vale la pena obsesionarse.

En el futuro, no empieces ningún trabajo sin firmar antes un contrato bien hecho y cobrar una parte por adelantado. No importa si vas a realizar un trabajo para un amigo o familiar, tu política de pagos debe ser siempre la misma.

(Visited 57 times, 1 visits today)
No Comments

Post A Comment

Share This