Locales: Todas las facturas que pueden desgravar - Arxif
183
post-template-default,single,single-post,postid-183,single-format-standard,et_monarch,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,hide_inital_sticky,unknown,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Locales: Todas las facturas que pueden desgravar

oficina_local_alquiler arxif

Locales: Todas las facturas que pueden desgravar

oficina_local_alquiler arxif

Muchos de los empresarios y/o autónomos necesitamos un espacio determinado para ejercer nuestra profesión, una oficina o un local, en función del tipo de negocio que estamos desarrollando. Por supuesto, comprar o alquilar esos espacios y los gastos fijos que comportan suponen una serie de gastos que se pueden deducir.

Si estamos de alquiler, el arrendamiento es un pago mensual (habitualmente) que comporta tanto un gasto de IVA como de IRPF. Por eso, debemos pedir siempre a nuestro ‘anfitrión’ una factura correcta con los impuestos perfectamente desglosados. Aquellos que se fíen del típico recibo del banco… que sepan que ante la ley no es un documento con valor suficiente como para justificar las desgravaciones.

Tener un local alquilado supone, además, toda una serie de pagos fijos o variables que pueden comportar desgravaciones. Por lo tanto, hagamos la lista y tomemos nota para que no se nos pase nada:

  • Los tributos y recargos no estatales (por ejemplo, el IBI, el impuesto de Bienes Inmuebles que pagamos al Ayuntamiento)
  • Las primas de contratos de seguro (si los estamos cubriendo nosotros, tanto si son de incendio, robos, etc… como si son de responsabilidad civil)
  • Las reformas y/o las reparaciones: pintura, carpintería, aluminio, fontanería, albañilería, electricidad…
  • Cualquier tipo de préstamo que solicitemos para reformar el local supondrá unos intereses que podemos deducir también.
  • Gastos de comunidad, tales como administración de fincas, vigilancia, portería, zonas comunitarias, ascensor…

Y una pequeña recomendación, que supone un trámite más pero que nos cubrirá en caso de que Hacienda dude de si el local en el que nos encontramos es de uso comercial o no (y ya sabemos que Hacienda, de entrada, duda de todo por si las moscas): Una vez instalados en nuestro flamante local de alquiler, es muy recomendable presentar una comunicación censal en Hacienda rellenando el modelo 036. Es el documento que nos posibilita vincular los gastos del local a nuestra actividad profesional, ya que liga legalmente una cosa con la otra.

 

(Visited 131 times, 1 visits today)
No Comments

Post A Comment

Share This