Blog - Arxif
80
blog,et_monarch,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,hide_inital_sticky,unknown,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Blog

El suministro eléctrico se ha vuelto imprescindible en nuestro uso cotidiano. Prácticamente lo utilizamos en todos los ámbitos domésticos, pero hay algunos aspectos que pueden se utilizados con otras energías, como el gas natural, propano, gasoil o gas butano. Pero, ¿qué diferencias hay entre ellos? ¿qué consume más? Vamos a compararlos con las ventajas y desventajas de cada uno.

¿Te has preguntado alguna vez cuánto papel consumes a lo largo de año? Se calcula que se gastan por persona 170 kilos de papel al año. De éstos, unos 17 corresponden al papel de váter y servilletas. Como material de oficina, 48 kilos por persona a nivel mundial, haciendo un total de 115 mil millones de hojas de papel anualmente. España es uno de los principales países de producción de papel de Europa. Aragón produce el 33% con más de dos millones de toneladas, seguido de Cataluña, que produce el 21% con casi millón y medio de toneladas. Por otro lado, el País Vasco tiene un 20% de la producción total en nuestro país respecto a celulosa, el principal componente del papel. La industria papelera demanda la tala de quince árboles por tonelada. Es decir... Según Estadísticas de Migraciones de 2016, existen unas 46.528.966 personas residentes en España, lo que harían 7.909.924 toneladas de papel al año, que así a ojo serían unos 115 millones de árboles anuales. Supongamos que todas esas personas tienen una esperanza de vida de 80 años(y que la demografía/migración no varía), eso harían más de 9 mil millones de árboles, sin contar el gasto descomunal de agua y energía.

Cada vez que abrimos una factura miramos directamente el total, sin apenas prestar atención al resto, pero siempre es útil saber qué las constituyen y poder entender cómo ha llegado a formarse esa cifra del total. Dado que estamos en verano y es cuando hacemos un mayor gasto de agua, hoy hablaremos sobre sus recibos. Son bastante intuitivos, pero a veces se nos pueden escapar algunos de sus conceptos.

El verano es una época de relajación, pero también de estrés, sobretodo si vivimos con niños o compartimos vivienda con varias personas, ya que en esta época la estancia en casa se alarga haciendo que tengamos que lavar y cocinar más. Además, si planeamos invertir en viajes o actividades de ocio el gasto sube exponencialmente. Por ese motivo hemos hecho una lista con 10 consejos para ahorrar en verano, poder llevar total control sobre las cuentas del hogar y no llevarte un susto al llegar las facturas:

En estos tiempos muchas son las personas que llevan años sin vacaciones, sea por el tipo de contratación, por la necesidad económica... En el caso de los autónomos las vacaciones no siempre es sinónimo de descanso, y es por eso que actualmente se han pasado a las trabacaciones. Pero, ¿qué son las trabacaciones? Las trabacaciones -o trabaciones, según algunos- es la combinación del trabajo con las vacaciones. Este nuevo concepto es posible gracias a las nuevas tecnologías, que nos permiten seguir siempre conectados. Lo cual nos lleva a preguntarnos: ¿es esto realmente bueno para nosotros?

Sabemos que las facturas son el comprobante físico o electrónico de una transacción, sea de gasto o no, pero, ¿siempre han sido del mismo modo? ¿Cuándo empezaron a utilizarse? ¿Cómo llegaron a ser tal y como las conocemos ahora?   Empecemos por conocer su significado o etimología: "Factura" proviene de la palabra latina facere(hacer), el infinitivo del presente activo de faciō, que a su vez proviene del protoitálico *fak-i-, y este del protoindoeuropeo *dʰeh₁- ("poner"), *dʰh₁-k- ("hacer").